Los ladrones han entrado por la puerta principal de la peluquería. / L.C.G.

SUCESOS

Roban en una peluquería y una tienda de ropa en la primera noche del toque de queda

Los autores del robo han logrado sustraer numerosos artículos en ambos establecimientos

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Esta madrugada los amantes de lo ajeno han logrado llevarse decenas de productos de la tienda de ropa y droguería Hijas de Cecilio Rey Lázaro, ubicada en la calle Paredes, y de la peluquería Inma, situada en la calle Gabriel y Galán.

Los hechos se han producido en la primera noche del toque de queda. Los ladrones han actuado sin hacer ruido, ya que en ninguna de las vías ningún vecino escuchó nada que les llamara la atención. En la peluquería han entrado por la puerta principal, tras reventar el bombillo. «Cuando he llegado esta mañana, al girar la llave me he quedado con el bombillo en la mano, he pensado que lo había roto yo», ha explicado la propietaria, Inma Barra.

Una vez dentro ha comprobado que todo estaba revuelto, que se habían llevado la hucha de las propinas, y varios secadores, tenacillas y otros materiales. «Todo lo que se han llevado lo pueden vender», ha indicado la peluquera, que lleva nueve años en este local que cuenta con seguro, y nunca había sufrido ningún robo.

Cerca de este lugar se ha producido el robo de la tienda de Hijas de Cecilio Rey. Allí los autores del robo han campado a sus anchas y han sustraído numerosos artículos. «Se han llevado todo el perchero de ropa de bebés, toquillas, muchas sábanas de invierno que había en el escaparate, dinero que había en la caja, colonias y perfumes de todo tipo que teníamos ya adquiridos para la Navidad», han lamentado sus propietarias.

Según cuentan, en la tienda todo estaba revuelto, cajas sin ropa tiradas en el suelo, y papeles regados por el despacho. «Han buscado dinero por todos lados, estaba todo revuelto», han precisado. En este caso han entrado por la puerta secundaria a este local. También han roto el bombín.

En más de 50 años este establecimiento nunca había sufrido ningún robo. «Jamás nos habían robado, a veces la puerta estaba cerrada sin echar la llave, y mira lo que nos ha sucedido en la primera noche del toque de queda», han lamentado.

Ambos robos han sido denunciados ante la Guardia Civil, quien investiga ya quienes están detrás de la autoría de estos sucesos.