Terreno reservado para edificar las VPO. / l.c.g.

Sólo tres de las 14 viviendas sorteadas hace un año tienen adjudicatarios

La promotora Salzhenia propone ofrecer las casas a cualquier persona que esté fuera de la lista de solicitantes inicial y cumpla con los requisitos de adquisición de VPO...

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Después de un año del sorteo de las 14 viviendas sociales que se construirán en las proximidades del Paseo de Extremadura, sólo hay tres reservadas. La promotora Salzhenia, encargada de la adjudicación de las casas, ha ofrecido la oportunidad para su adquisición a las más de 120 personas que aparecían en la lista como reservas, y únicamente tres han decidido formar parte de este proyecto. Otras tres personas, posibles compradores, aún no se han decidido.

Por este motivo, la empresa madrileña ha enviado un escrito al Ayuntamiento para que le autorice a ofrecer las viviendas a cualquier persona que, cumpliendo con los requisitos de acceso a viviendas VPO marcados por la Junta de Extremadura, estén interesados en adquirirlas.

Desde el Consistorio darán luz verde a este nuevo trámite, que será anunciado previamente. «Podría optar cualquier persona que no sea titular ya de una vivienda en el pueblo, o por ejemplo alguien que quiera residir aquí por motivos laborales también podrá adquirirla», explica el alcalde, Rafael Pacheco.

Según ha podido saber este diario, casi todos los agraciados a los que les tocó una vivienda en el sorteo han renunciado a ellas por distintos motivos. La situación provocada por la pandemia interfirió en todo el proceso de adjudicación. Pero a muchos de los adjudicatarios les sorprendió el precio de venta y, poco después, decidieron rechazar la oferta. Es el caso de Estefanía Salgado, una joven que el día que supo que era una de las afortunadas con una vivienda lloró de alegría. Pero la ilusión le duró poco. «Rechacé en cuanto puede, tanto yo como mi hermana que estaba en reserva, porque esas casas tienen todo menos lo de ser una VPO, es una tomadura de pelo y son casas para ricos no para lo que la gente del pueblo solicitaba, pero es muy bonito prometer cosas que luego no son así», cuenta.

Rechazadas

Para ella resultaba imposible pagar una casa cuyo precio es de 136.000 euros más el 10% de IVA (finalmente se ha decidido que se construirán con garaje). «No te darían ayudas porque supuestamente nos regalan el terreno, además los bancos no dan el 100%, y han jugado con la ilusión de mucha gente que quería optar a comprar una casa digna», lamenta.

Otros de los afortunados en el sorteo de hace un año han manifestado a este diario que «han tardado mucho en informarnos y hemos conseguido otra vivienda por otro lado». Es el caso de Óliver y Fiama, que hace meses dejaron atrás la ilusión de este proyecto.

Otra joven pareja decidió renunciar a la vivienda y adquirir un terreno que estaba en venta, próximo al lugar en el que se edificarán las viviendas. «Teníamos incertidumbre con el sistema de cooperativas, nos generó desconfianza, y el precio de la casa si lo comparas con la compra de una parcela y la construcción de una a tu gusto no hay tanta diferencia», explica Víctor Colo, la pareja de otra de las agraciadas en el sorteo.

Plan de pagos

El plan de pagos planteado que la Cooperativa XXVI de Diciembre entregó a los agraciados en el sorteo cifra en 136.000 euros (más IVA del 10%) el precio de la vivienda con garaje. El 80% será financiado, y se propone que el 20% restante se pague en los dos primeros años. Así se haría una aportación inicial como socio de la cooperativa de 3.000 euros. Posteriormente deben hacer el pago de una entrada que asciende a los 8.580 euros, a las que se unirían 20 mensualidades de 707 euros. Para finalizar cuatros pagos extras más de 1.100 euros. No obstante, se propone un segundo plan de pagos, con una entrada de mayor cuantía y una reducción del importe de las mensualidades.

A partir de ese plan de pagos, los adjudicatarios tienen que afrontar una hipoteca. Asimismo, se les informa que en una simulación para los 108.800 euros restantes, a 30 años y con un tipo de interés fijo del 2% el pago de la cuota mensual sería de casi 405 euros.

A estas alturas, y un año después de que se inició el proceso de adjudicación, el compromiso tanto del Ayuntamiento como de la empresa Salzhenia es completar el listado de propietarios. «Hay gente interesada y hay que sacar el proyecto adelante», indica Pacheco.

Sobre este asunto, el partido de la oposición también preguntó en el último pleno extraordinario. «Nos parece lógico que no aceptaran pues son viviendas que no se las puede permitir cualquier ciudadano, lo que en un principio iban a ser unas viviendas accesibles para nuestros jóvenes se ha convertido en una urbanización no apta para cualquier bolsillo, sentimos gran pesar y lo ponemos de manifiesto», han expresado desde el Grupo Popular en un comunicado.