El dibujo ya puede visitarse junto al resto de obras en el muro de la piscina municipal. / L.C.G.

Ben Tocha reaviva los sueños de su eterna amiga Gemma Granados

Artistas cacereños amigos de la joven casareña piden que la calle en la que se plasman las obras en su honor también lleve su nombre

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Tenían en común la pintura y los grafitis. Al artista urbano Ben Tocha le encanta dejar su firma en Casar de Cáceres, el pueblo de su gran amiga, Gemma Granados, con la que compartió largas jornadas de arte en la calle y buenos momentos.

Junto a las dos pinturas ganadoras de la V edición del concurso de arte urbano Gemma Granados se puede contemplar ya, en el muro de la piscina municipal, otra obra realizada por este artista cacereño. Ben Tocha ha reavivado en esta ocasión los sueños de la que fue su compañera Gemma, a la que en esta ocasión ha pintado sobre un gran cielo.

«Ella siempre decía que siempre había que luchar por nuestros sueños, que aunque estuvieran las cosas mal siempre teníamos que pelear por lo que nosotros soñábamos», explica el artista.

Y con esta dosis de positivismo ha pintado su último mural en la localidad, en el que aparece Gemma durmiendo sobre una gran nube de color rosa. Junto a ella está uno de sus famosos 'pusinkys', que le da un toque de atención sobre su brazo. Sus brochas, lápices, pinceles y cuadernos levitan sobre un cielo en el que tampoco faltan las rosquillas de alfajor (por la relación con la profesión de la familia de la artista). Ben Tocha ha pintado también a su gata Nota, con la que Gemma durmió en alguna ocasión.

También puede verse una taza de café que muchas veces compartieron o una escalera de madera que solía pedir prestada Gemma para pintar sus murales, y con la que Tocha representa como un elemento para alcanzar cualquier sueño.

El recuerdo de Tocha hacia su amiga será eterno. «Gemma siempre está conmigo esté donde esté». Por este motivo, tanto él como otros artistas cacereños, Digo Diego o Kolejo, vuelven a instar al Ayuntamiento casareño para que la calle en la que se ha creado el muro en honor a Gemma lleve el nombre de la artista. «Fue algo que pedimos hace tiempo y nos gustaría que esta calle por la que pasa tanta gente y que está llena de arte urbano lleve su nombre», expresan.

Moisés Vargas, artísticamente Kolejo, también ha colaborado con un nuevo mural en este gran muro. Este año ha pintado un sombrero junto a un pajarito, una obra sencilla con la que quiere expresar la libertad.