La Cofradía es la encargada también de custodiar a la Virgen de La Soledad durante todo el año. / CEDIDA

Traspasan los cargos a los nuevos representantes de la Vera Cruz

Ayer se ofició una misa en la ermita de La Soledad para recibir a los nuevos mayordomos y diputados

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

La Cofradía de la Vera Cruz tendrá nuevos representates durante este año. Ayer se hizo el traspaso de cargos tras la celebración de una misa en la ermita de La Soledad.

Los dos últimos años la Vera Cruz estuvo integrada por el mismo grupo de casareños. Una de ellas, Juli Conejero Ordiales, asumió su continuidad en la cofradía. Ha sido nombrada mayordoma junto a su hijo José Carlos Pérez Conejero.

Los ocho diputados han sido nombrados por la cofradía saliente. Seis de ellos aceptaron sus cargos y dos lo rechazaron. Definitivamente, el grupo queda integrado por cuatro matrimonios: Juan Bautista Núñez y Santiaga Salgado, Félix Mendo y Angelines Santiago, Ventura Dionisio y María del Prado Rocha, y Rufino Barbancho y Eloísa Romero.

La mayordoma ha formado parte del colectivo durante los años 2013 y 2014, así como los dos anteriores. La mayoría de los nuevos representantes ya han formado parte de este colectivo.

Por el momento, el nuevo grupo ha designado el reparto de meses para la limpieza de la ermita, así como para la apertura y cierre diaria de la misma. Este año recuperarán la presencia de un integrante de la mayordomía y un diputado en los funerales. «Durante los dos años de la covid se redujo a una sóla persona por el tema de aforos en la parroquia», ha matizado Juli Conejero.

En breve se reunirán con el párroco Luis Vidal Arias para tratar sobre los actos de la Semana Santa, que llevan sin celebrarse dos años consecutivos. «Esperemos que este año puedan realizarse y recuperar poco a poco las tradiciones», ha indicado la nueva mayordoma.