Las obras estarán finalizadas mañana y se llevará a cabo la entrega de premios. / L.C.G.

Tres nuevas obras hacen crecer el gran muro con el que cada año se homenajea a Gemma Granados

La fuerza de la mujer y la vitalidad frente a la adversidad son los mensajes de las dos obras ganadoras

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

La fuerza de la mujer y la vitalidad ante una tormenta han sido los mensajes de las obras ganadoras del VII Concurso de arte urbano de Gemma Granados organizado por la Universidad Popular Helénides de Salamina.

Esta semana los premiados pintan los murales en el muro dedicado a la artista casareña fallecida hace nueve años. El primer premio ha sido para el artista urbano 'Kolejo', quien compartió buenos momentos pintando con Gemma por las calles.

Su obra, una mujer adulta arrodillada frente a otra más joven, ensalza la fuerza de las féminas y su empoderamiento. «Una mujer de mayor edad lleva en la mano una semilla que representa la sabiduría que le pasa a la otra más joven», ha precisado Kolejo, artista chileno residente en Hervás. No es la primera vez que este artista ofrece su arte a la localidad, ya que ganó este concurso en el año 2018 y ha colaborado en otros murales, como el de la plaza de la Igualdad o el rocódromo del pantano. Se llevará el primer premio dotado con 300 euros.

El segundo premio ha sido para la obra 'Corazones en la tormenta' de la cacereña Cris Mareza. Es la primera vez que esta joven se presenta a un concurso de murales. «Es mi primer mural, nunca había hecho ninguno y me está gustando mucho la experiencia», ha precisado. Con este dibujo en el que plasma una gran tormenta y varios corazones esparcidos quiere destacar la vitalidad que existe en momentos adversos. «Siempre hay gente en tu misma situación que te ayuda, trato de explicar que la tormenta siempre pasa y prevalece la vitalidad», ha dicho. Recibirá un premio de 150 euros.

Junto a estas obras ganadoras ha quedado también plasmado uno de los dibujos que realizó Gemma Granados. De ello se encargan cuatro artistas, entre ellos, Ben Tocha. Se trata de 'La chica de los pelos rosas' que aparece tumbada boca abajo mientras pone en marcha la máquina de hacer pusinkys. «Ella nunca quería que se parara esa máquina, y significa que la gente no pare nunca de darse besos, de quererse». Con este mensaje los artistas recuerdan a su eterna amiga y aportan, al mismo tiempo, uno de los mensajes que ella siempre pregonaba.

Los casareños que transitan por el muro de la piscina vuelven a disfrutar un año más de las obras que hacen crecer este gran muro repleto de mensajes positivos.