La familia muestra la imagen de la moto y la equipación que fue sustraída de su nave. / CEDIDA

Tres robos en una noche en Santiago del Campo

A una familia le han logrado sustraer dos coches, una moto y distinta herramienta, mientras que a otro vecino le han robado 35 corderos

REDACCIÓN HOY CASAR DE CÁCERES
REDACCIÓN HOY CASAR DE CÁCERES

Una familia de Santiago del Campo ha denunciado el robo de dos turismos, una moto infantil y numerosa herramienta que tenían en una nave de su propiedad, próxima al municipio.

Según cuenta la afectada, la casareña Ángela Salgado, el robo tuvo lugar la madrugada del pasado lunes, coincidiendo con la festividad de Todos los Santos. «Rompieron los candados de las naves y se llevaron dos de los cuatro coches que teníamos», detalla. Uno de ellos, un Opel Astra con matrícula 1715GJX, de 11 años de antigüedad y apenas 35.000 kilómetros. El otro es una C-15 de color blanca, en peor estado pero que les daba servicio para el campo, y cuya matrícula es 8756DJH. Destacan que al primer vehículo le falta la tapa de la guantera, que encontraron posteriormente tirada en las proximidades del cementerio.

Además, los amantes de lo ajeno se apropiaron de una moto infantil de gasolina, de color azul, al igual que todo el equipamiento (casco, guantes, traje, entre otros). Incluso aprovecharon el momento para llevarse distintas herramientas, entre ellas, una motosierra, una radial, cañas de pescar y bidones llenos de gasolina.

«Tuvieron que ser varios los que vinieron a robar porque se llevaron los coches pero luego fueron a otra finca cercana y allí robaron 35 corderos. De nuestra nave también se llevaron enganchado a uno de los coches un carro grande, pero lo dejaron abandonado porque el coche no podría con él, y volvieron a por el carro más pequeño, que también lo dejaron luego abandonado», cuenta la afectada.

La misma familia asegura que esa noche los ladrones camparon a sus anchas por la zona porque a otros vecinos también les robaron dos perros de caza. A ellos nunca les había sucedido algo así, y no entienden cómo han podido actuar así en una zona visible, que está próxima al municipio. «Lo hicieron bien con el toque de queda, y fueron atravesando las fincas y rompiendo las alambradas para acceder de unas a otras», dice.

El suceso ha trascendido a los pueblos cercanos puesto que la propia familia ha dado a conocer lo sucedido a través de las redes sociales. «Cuanto más gente lo sepa mejor, y si alguien ve algo que lo comunique a la Guardia Civil». Los hechos están siendo investigados.

Este verano hubo dos robos más en la localidad, según dice esta vecina, a plena luz del día y en casas de otros vecinos.