Morante de la Puebla, López Simón y Leonardo Hernández, en su salida del coso casareño. / L.C.G.

Triunfo para Morante de la Puebla, López Simón y Leonardo en Casar de Cáceres

El rejoneador ha obtenido cuatro orejas, y los toreros dos cada uno

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Este 8 de septiembre será recordado por muchos aficionados taurinos por el día en que Morante de la Puebla, López Simón y el rejoneador Leonardo Hernández triunfaron en la plaza de toros de Casar de Cáceres.

Lo de esta tarde en el coso casareño será sin duda para no olvidar. El primer toro ha sido para Leonardo, que se ha lucido colocando pares de banderillas al quiebro y toreando de costado a un ejemplar de 510 kilos de la ganadería de Benítez Cubero. El rejoneador ha encandilado a un público entregado que ha sabido apreciar la puesta de las banderillas a dos manos. Así, ha logrado una faena cumbre en el primer toro que le ha brindado dos orejas.

La llegada de Morante era de las más esperadas de la corrida. Se ha estrenado con un quite por chicuelinas en su primer toro. El diestro sevillano ha dejado huella con su forma de torear en redondo, y su destreza sujetando la muleta tanto con la izquierda como con la derecha. El de Puebla del Río ha dado la media estocada a su primer toro de la ganadería 'El Torero'. Ha logrado así la primera oreja y con ella ha dado la vuelta al ruedo recibiendo una gran ovación.

El tercero de la tarde estaba reservado para López Simón. El diestro madrileño le ha brindado el toro a Morante, empezando la tanda de muletas con ayudadas por alto. Descalzo ante el toro ha conseguido el éxito en una gran tarde con su mano izquierda, mientras los instrumentos de la banda municipal de Casar de Cáceres le acompañaban en su faena, que ha finalizado con una 'arrimá' al toro.

López Simón, que suma cinco salidas por la puerta grande de Las Ventas, ha entrado a matar con media caída y dejando muerto al toro. Eso le ha servido para que el público haya pedido con fuerza e insistencia las dos orejas.

Leonardo ha logrado cuatro orejas. Morante matando. El rejoneador con banderillas a dos manos. / L.C.G.

El cuarto y el quinto toro de la tarde eran cinqueños (los anteriores tenían cuatro años) también de 'El Torero'. En el segundo toro, Morante ha sorprendido con ayudadas por bajo, mientras le cantaban algunos fandangos. Al que llaman maestro no ha defraudado con sus habilidades con la muleta y ha logrado una segunda oreja con una estocada hasta la bola y un descabello.

En el siguiente, López Simón se ha aferrado a un público muy entregado. Ha comenzado la faena agarrado a la tabla y tras los primeros pases se ha llevado reiterados aplausos. De nuevo ha optado por desprenderse de las manoletinas, que le han hecho estar más en contacto con el ruedo. El madrileño ha gustado por su toreo serio, elegante y eficaz. «Un toreo para aficionados», han expresado los hermanos Luis y Miguel González 'Lucas' desde el burladero. El torero ha estado arriesgado y comprometido frente al toro, pero ha dejado escapar el triunfo por la espada.

Uno de los momentos de López Simón en el ruedo descalzo, la afición pidiendo a la presidencia las orejas, y Morante frente al toro. / L.C.G.

Leornardo ha logrado avivar la llama en el tendido en su segundo toro, cerrando el tercio de banderillas con varias piruetas consecutivas sobre su caballo. La plaza se ha rendido a sus pies. Ha rematado al último toro de la tarde en un segundo pinchazo que le ha premiado con otras dos orejas.

Los tres protagonistas de esta tarde han salido por la puerta grande, arropados por numerosos aficionados que no han querido perder la oportunidad de regalarles palabras de afecto y hacerse fotos con sus ídolos taurinos.

Aficionados junto a López Simón, los ganaderos locales Luis y Miguel González, y los tres toreros de la tarde tras la corrida. / L.C.G.

Muchos asistentes han destacado que la tarde taurina ha estado entretenida. Alrededor de 1.200 entradas se han vendido para esta corrida, en la que los empresarios taurinos y el Ayuntamiento han puesto especial interés para dar un impulso al coso casareño. «Esperábamos más gente, contábamos al menos con unas 2.100 entradas vendidas porque el cartel lo merecía», han expresado los empresarios.

Despedida y piropos a Morante tras su actuación en la plaza casareña. / L.C.G.

Y así, en este Día de Extremadura, Casar de Cáceres ha acogido una corrida con un cartel de postín, de toreo tanto a pie como a caballo, y que quedará en la memoria de muchos.