La Virgen del Prado regresa a su ermita

Por segundo año los casareños se han quedado sin romería de septiembre, pero muchos han pasado un día de campo cerca de la patrona

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

La Virgen del Prado ha regresado hoy a su ermita tras nueve días de estancia en la localidad. Tras la misa de las doce varios devotos han portado hasta la calle a la patrona, que ha sido trasladada por los representantes de la cofradía en una furgoneta.

Los asistentes a la celebración religiosa han sido testigos de ese momento. Muchos han expresado su satisfacción por tener estos días a las Virgen tan cerca, y poder realizar el novenario.

A su llegada a la ermita, quienes acampaban en la zona se han apresurado para recibirla. La cofradía se ha encargado de subirla a su camarín, a puerta cerrada. Durante todo el día las visitas se han sucedido también en el santuario, pese a que no se ha celebrado ningún acto religioso.

En los alrededores de la ermita muchos casareños han instalado sus sillas y mesas para pasar un día de campo, como si se hubiera celebrado la romería. Es el segundo año que se quedan sin fiesta.

Durante estos días ha sido muy destacada la gran ofrenda floral que ha recibido la patrona. Más de una veintena de centros florales la han arropado en el altar de la parroquia. «Teníamos muchas ganas de tenerla cerca y la gente ha respondido así», manifestaba una devota. Muchos devotos reconocían que nunca habían visto tantas flores alrededor de la Virgen. Una gran parte de las flores han sido trasladadas al altar de su santuario.