Una devota reza de rodillas hoy ante la Virgen de la Soledad. / L.C.G.

La Virgen de La Soledad recibe este Viernes Santo las visitas en su ermita

Los devotos intensifican las ofrendas de flores a la imagen, como agradecimiento

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

Por segundo año consecutivo la Virgen de La Soledad permanece en su ermita en este Viernes Santo. A diferencia del pasado año, éste al menos recibe la visita de los devotos. Allí le rezan y le encienden velas, en una visita que dura minutos.

Su santuario permanece abierto en el mismo horario que cualquier día del año y, especialmente hoy, está recibiendo más visitas. La imagen permanece protegida tras las verjas en su pequeño retablo, acompañada de una gran ornamentación floral. Desde la Cofradía de la Vera Cruz destacan las numerosas ofrendas florales que está recibiendo la Virgen en los últimos meses. «La gente entrega flores en señal de agradecimiento, nunca había tenido tantas como ahora», detallan.

Esta tarde la Virgen hubiera salido en el desfile de la procesión del Santo Entierro, y esta noche hubiera vuelto a ser portada para ser trasladada a su ermita tras disfrutar de varios días en la parroquia. Pero nada de eso ha sido posible, y los casareños recuerdan momentos vividos años pasados con fotografías que aguardan y publican en redes sociales. «Son tiempos difíciles y no hemos podido hacer nada, nos tenemos que proteger todos y el próximo año esperemos que podamos disfrutar la Semana Santa como siempre», manifiestan desde la Vera Cruz.

La Verónica ha estrenado un nuevo sudario, donado por el artista cacereño Francisco Domínguez Penís. / CEDIDA

Estos días la Semana Santa se celebra con los distintos actos religiosos en la parroquia. La única novedad sobre las imágenes es que los fieles pueden ver el nuevo sudario que lleva en sus manos la Verónica. Fue un encargo de la cofradía al artista cacereño Francisco Domínguez Penís, quien finalmente lo ha donado para el pueblo casareño.