La terraza de Sala Ultrella ha dado servicio a los primeros clientes tras el confinamiento. B.TENA

Vuelve la vida a las terrazas

La mitad de los hosteleros han puesto a punto desde hoy sus terrazas para recibir a clientes en la fase 1 de la desescalada

Lucía Campón Gibello
LUCÍA CAMPÓN GIBELLO

La entrada a la Fase 1 de la desescalada ha propiciado este 11 de mayo la reapertura de más negocios, esta vez, los del sector de la hostelería y algunos del pequeño comercio, que desde el pasado 13 de marzo permanecían cerrados.

Las terrazas de algunos bares estaban listas desde primeras horas de la mañana, aunque en este primer día la inestabilidad climatológica ha impedido aprovechar algunas horas para que los clientes pudieran disfrutar de un refrigerio o café al aire libre.

Desde el Ayuntamiento hoy también se tenía a punto los accesos para peatones próximos a los establecimientos hosteleros que han abierto sus puertas. A partir de ahora se restringen zonas de aparcamientos próximas a los bares, bien con vallas, conos o bordillos pintados en color amarillo que son visibles. De esta forma se facilita que los hosteleros puedan ampliar sus terrazas, y dar seguridad a los viandantes que se acudan a esos locales.

Durante esta primera jornada de apertura de terrazas (en esta primera fase no es posible acceder al interior de los bares) se ha contado con un goteo de clientes. En el Obrador de Miguel han resaltado que «la jornada ha sido tranquila y el tiempo no ha acompañado mucho». Aún así han recibido a sus primeros clientes en las ocho mesas que han dispuesto para hoy. «Podemos poner más mesas pero hoy sólo hemos instalado ocho», ha indicado Miguel Bejarano, propietario del local. Se les exige una distancia entre mesas de dos metros. La vuelta al trabajo ha sido atípica. Han usado mascarillas, y cada vez que un cliente hacía uso de una mesa había que desinfectarla correctamente. Sobre las mesas han puesto a disposición de sus clientes botes de gel hidroalcohólico.

En el Obrador de Miguel sus dueños desinfectan el mobiliario tras ser usado por clientes. / G.CAMPÓN

En la lista que ayer presentó el Ayuntamiento sobre los establecimientos que ya ofrecen sus servicios (se cuentan 58), se publicitan 11 del sector de la hostelería, de los cuales sólo ocho han apostado por la apertura de las terrazas en este día. En la localidad cerca de una veintena integran este sector. El resto de establecimientos ha preferido posponer la apertura de este servicio, y por el momento sólo hacen envío a domicilio de sus productos de la carta o menú.

Entre los más madrugadores estaban los trabajadores de la Churrería Ronco Tovar, que tras ocho semanas paralizados han vuelto a poner a activar su cocina. «El tiempo no ha acompañado para la terraza, para el fin de semana prevén mejor tiempo y habrá que esperar, pero la gente tenía ganas de volver a la churrería y desde las siete de la mañana se han entregado pedidos de churros, chocolate o tostadas», explica Jesús Ronco.

Hoy también han abierto al público floristerías, tiendas de ropa, cristalerías y agencia de viajes. Todos estos negocios se publicitan en la guía que el Consistorio ha creado hace días para dar visibilidad al comercio local, y animar a los casareños a que realicen compras y utilicen los servicios de empresas casareñas para ayudar a reactivar la economía local tras el largo parón.

Además, el Ayuntamiento anunció ayer que la Diputación Provincial ha iniciado un programa para desinfectar todos los locales que quieran inscribirse. Se les ofrecerá formación y un protocolo de actuación, además de un distintivo acreditativo para el establecimiento.

Hoy también ha sido un día de reencuentros para las familias, ya que tras varias semanas están autorizadas las visitas a familiares. También los padres (ambos) han podido acompañar a sus hijos en el paseo, y grupos de adolescentes se han reunido en plena calle tras largas semanas sin verse las caras.